Terra Ibérica 0

¿CÓMO SE CLASIFICAN LOS QUESOS SEGÚN LA CURACIÓN?

El queso se trata de un alimento muy solicitado en la población española, elaborado principalmente con leche cuajada de oveja, cabra o vaca. Este alimento ha sido muy reconocido desde la época romana, donde lo consideraban un manjar de la alimentación, acompañado con frutas como la uva    


Las bacterias juegan un papel bastante importante dentro de los quesos, ya que son las encargadas de transformar los azúcares naturales de la leche en el ácido láctico necesario para el proceso de obtención.

 

Diferentes variedades de queso

Los quesos pueden dividirse principalmente en las variedades frescos, curado, semicurados o viejo, siendo el tiempo un factor de gran relevancia para obtener los diferentes tipos.

 

Queso fresco

Este tipo de queso se caracteriza por la ausencia de curación, lo que proporciona una textura blanda al producto. En su composición, es posible encontrar mayor cantidad de grasas y agua que el resto de variantes, además de mayor susceptibilidad a la contaminación, en comparación a sus competidores sometidos al proceso de curación.

 

Queso semicurado

Los quesos semicurados son almacenados en cámaras acondicionadas, durante un periodo de tiempo que ronda los 2-3 meses. Se caracteriza principalmente por su mayor sequedad en paladar, sin embargo cuenta con un mayor porcentaje de agua que los quesos con mayor maduración.

 

Su sabor más intenso al fresco, junto con una mayor consistencia en cuanto a su textura, lo hacen un queso ideal para cualquier comida.

 

Queso curado

Esta variante de queso, lleva un periodo de maduración que encuentra entre los 4-7 meses, reduciéndose significativamente el agua y aumentando considerablemente los niveles de grasa en su composición. El amplio periodo de maduración potencia notablemente el sabor de este tipo de quesos.

 

Queso viejo

Este tipo de quesos presentan un periodo de curación superior a los 7 meses, lo cual proporciona su sabor y textura característica. El aumento de tiempo en cámara, reduce los porcentajes de agua en la composición y consiguen una superficie de mayor rigidez.