Terra Ibérica 0

Te enseñamos cómo catar un buen vino

¿Te has quedado plantado en el restaurante cuando el sumiller te ha dado a probar el vino? Te enseñamos a catar un buen vino, los pasos que hay que seguir y varios consejos.


¿Alguna vez te han reprochado que hayas metido el tinto en el frigorífico? ¿Te has quedado plantado en el restaurante cuando el sumiller te ha dado a probar el vino? ¿Has asentido con la cabeza mirando el color del vino, sin tener ni idea de qué había que descubrir en él? Ahora puedes poner fin a tus dudas con estos consejos.


Pasos para catar un buen vino

Color, olor y sabor son las características que debemos descubrir cuando catamos un buen vino. Sigue estos sencillos pasos para hacerlo y, con un poco de práctica, seguro que consigues ser un experto. O, al menos, salir dignamente del atolladero…


  1. Para ver el color real del vino, debes inclinar la copa ligeramente y ponerla al trasluz. Detecta el brillo, el tono y la transparencia del vino. Coloca después un fondo blanco (servilleta, mantel, pared, etc.) para descubrir cualquier matiz en el color.

  2. Fase olfativa, la más importante. Sobre todo… ¡no agites el vino en un primer momento! Huélelo en calma para descifrar sus aromas más sutiles. Después, balancea ligeramente la copa para que los olores más profundos se evaporen con el alcohol. Los vinos jóvenes tendrán aromas afrutados o florales; los finos, a madera o a distintas especias; los tintos, a bayas rojas o incluso cuero o matorral.

  3. Ahora sí, ¡a la boca! La última fase es el contacto del vino con el paladar. Toma un trago muy pequeño, impulsándolo por toda la boca para que la impregne de su sabor. Paladea el vino, expulsando aire por la nariz para que todos tus sentidos se empapen del cariz vinícola.


Consejos para ser un experto catador de vinos

  • Elige la copa adecuada para cada vino. Que sea de vidrio fino, por supuesto, transparente e incolora. Si es tinto, utiliza una copa de boca más ancha. Y, si catas varios caldos, utiliza una copa para cada vino.

  • Si catas un tinto de varios años, deja la botella abierta un rato antes de servir, para que se oxigene y tome su mayor sabor.

  • Llena aproximadamente un tercio de la copa. ¡No seas avaricioso!

  • Para evitar que el vino se caliente, sujeta la copa por la base.


Para terminar, lo más importante: ¿te ha gustado? Sin complejos ni grandes alardes, es fundamental que comentes con los demás tus sensaciones con el vino. Catar un buen vino debe ser una puesta en común de las diferentes opiniones de quienes lo prueban. Y tú, ¿te animas a una cata?


Y tú, ¿te animas a una cata? En nuestro catálogo encontrarás una gran selección de vinos con denominación de origen perfectos paara despertar tus sentidos.