Terra Ibérica 0

¿Sabes cómo degustar un queso gourmet?

Variedades que no pueden faltar, cómo realizar el corte, o con qué acompañar una tabla de quesos son algunos de los consejos que tratamos en este post sobre quesos gourmet.


Aunque el queso lleva alimentando al ser humano desde la Prehistoria, este manjar es un completo desconocido para la mayoría de sus consumidores. Lo comemos, sí, pero… ¿sabemos degustar un queso gourmet como un experto? Disfrutar de una experiencia quesera cuidando cada detalle te dará un momento de placer que, sin duda, querrás repetir. ¿Lo intentamos?

Tipos de quesos gourmet: cómo elegirlos

Existen muchos tipos de queso. En función de su curación, puede ser fresco, blando, semiblando, curado, cremoso, azul... Por su procedencia, puedes encontrar quesos gourmet de vaca, oveja, cabra, búfala o camella. A la hora de hacer una degustación, te recomendamos que escojas un surtido que contenga una amplia variedad, tanto de texturas como de sabores. Un queso puro de oveja, un semicurado manchego, un Cabrales, un ahumado de vaca y una Torta del Casar lograrán despertar los instintos más profundos de tus invitados.

Lo ideal es presentar los quesos en una tabla fácil de limpiar -madera o cerámica, preferiblemente- cubiertos por una campana para que no se resequen. Si guardas el queso en frigorífico, debes sacarlo al menos media hora antes de proceder a su corte, para evitar que el frío distorsione sus sabores.

Un buen corte, imprescindible para degustar un queso gourmet

Igual que ocurre con el jamón, un buen corte es fundamental para degustar un queso gourmet de manera completa. Al cortar el queso, hay que conseguir que cada trozo lleve una parte de corteza y otra de corazón, para apreciar las diferentes zonas de maduración. Cada porción debe ser de unos 20 o 30 gramos, en función del tipo de queso y, por supuesto, no debes nunca de cortar el queso demasiado grueso.

El acompañante perfecto para degustar un queso

Hasta el mejor queso puede no despertarnos ninguna emoción si no se acompaña correctamente. Según el tipo de queso delicatessen, podremos servirlo junto a pequeñas tostas o picos de pan, además de cuencos con frutos secos, miel, mermeladas o mantequilla. Por ejemplo, un San Simón da Costa con mermelada de frambuesa conquistará cualquier paladar, igual que un queso curado con pistachos o almendras.

En cuanto al vino, si quieres disfrutar una experiencia gourmet completa, debes tener cuidado con el maridaje. El vino joven va muy bien con los quesos de pasta blanda y corteza lavada; el blanco seco, con el queso tierno; el fino potencia el sabor de los quesos muy viejos; el tinto, con quesos curados; el cava encaja con una Torta del Casar y otros quesos cremosos.


¿Has tomado nota de estos consejos para disfrutar de una verdadera degustación de queso gourmet? ¡Visita nuestro catálogo, date un capricho con tus amigos y cuéntanos la experiencia!